teatro

10 años de teatro independiente

Teatro La Peste

diezanos

En esta sociedad, donde pareciera que gran parte de los hechos pasan a nuestro lado como aire, hemos decidido tomar el teatro como la herramienta que nos permita denunciar aquello que nos abruma y, sobretodo, para detenernos en eso que se nos presenta como cotidiano pero que en realidad no lo es.

Buscando por ahí hemos encontrado el término "teatro en y con la calle" para definir nuestras creaciones de intervención urbana. Entendemos esto como el desarrollo de la creación a partir de un lugar puntual con sus rasgos característicos, sean estos geográficos y sociales. Además, lo anterior se expresa manteniendo una relación directa con los habitantes del lugar y sus organizaciones. Esta práctica nos ha vinculado fuertemente con la comunidad a la que podemos acceder. Así hemos podido comprobar, directamente, la necesidad de asistir a actividades artísticas de aquellos que no tienen acceso habitual a este tipo de eventos.

Consideramos que el teatro debe ser capaz de movilizar conciencias. Debe necesariamente llegar a los sectores más alejados del hecho artístico para, así, colocar esta herramienta expresiva en las manos del dirigente vecinal, del obrero, de la dueña de casa y del estudiante, y que sean ellos los encargados de otorgarle un significado particular, de acuerdo a lo que estimen conveniente.

aysen

Revista DRAMA, quisiera aportar en la idea de acercar el teatro a la comunidad, contando las historias de hombres y mujeres, que de alguna u otra forma hacen de este oficio un aporte importante a nuestra ciudad. Sentimos como un deber destacar la labor de trabajadores y trabajadoras teatrales que intentan remecer conciencias y exponer ideas, poniendo en tela de juicio lo que se nos ha heredado política y culturalmente y dando una mirada crítica y constructiva de nuestro entorno social. Así queremos aportar y transformarnos en ciudadanos y ciudadanas participativos. Deselitizar, valorar, reconocerse. Esas son las líneas que guían el trabajo de nuestra compañía, Teatro La Peste, y revista Drama.

acting

Nos damos un paréntesis y cómo no, si con tanto liquido en el cuerpo hasta a Dios le dan ganas de mear. Ya de regreso y para terminar, nos dice: "Yo no escucho mucho a la gente intelectual, ¿cachai? Si no que simplemente escucho lo que a ellos les interesa, porque la verborrea, loco, a mí me cansa y yo quiero hacer cosas". Al parecer no hay desafío imposible para Carlos González en lo que a resolver técnicamente los espacios escénicos se refiere. Así lo hemos visto desarrollando su trabajo, enfrentando grandes conflictos que para uno, como actor, a veces, son irreparables pero basta con divisar a lo lejos un pelo de su larga barba y sentir que ya todo está resuelto, como si él fuese, sin dudas, el creador de todos los elementos, pudiendo modificarlos con plena autoría y libertad. Sabemos que pese todo lo anterior, Gato goza de un muy bajo perfil a diferencia de muchos actores, directores, escenógrafos e iluminadores. Ante esto nos dice: "Me es muy fácil hacer las cosas entonces no les tomo el valor, me interesa más que las cosas se hagan bien y que lleguen a la gente, al público en general". Además, nos aclara que él es uno más en el equipo cuando hay resolver problemas en la escenografía: "Yo aporto con mis herramientas, que las tengo, que son los serruchos, todo tipo de máquinas y mi capacidad de solucionar detalles, el arme y desarme toda esa güevada. Esto lo hago en beneficio de los actores… Los directores de teatro van a preguntarse quién lo diseñó, pero se sepa o no se sepa el nombre, da lo mismo. Me interesa la pregunta no la respuesta porque lo puede haber hecho cualquiera y eso es lo importante, si no era yo, era otro". Así es como el tiempo de la noche en este bar se acaba, ya con bastantes grados etílicos y figuras dobles que nos hacen bailar la despedida a un hombre a quien no le interesa trascender, que se define impermanente. Como un lema, nos dice, en el adiós, "El ser tiene que transformarlo todo".

¿QUÉ HACE UN TERAPEUTA DE ARTE?

Primero comencemos por definir qué es el arteterapia. Es un tipo de psicoterapia que busca, a través del arte, ayudar a las personas que lo necesiten. Además, colabora para que la gente exprese sus sentimientos y pensamientos sin tener que hablar, precisamente. Esta definición es justamente lo que hace un arteterapeuta: ayudar a través del arte.

A algunas personas les cuesta demasiado expresar sus emociones o pensamientos, es por ello que en la actualidad se han desarrollado otras formas de hacerlo, entre ellas el arteterapia, donde el paciente a través del arte expresa todo lo que quiere decir.

Un arteterapeuta no busca solucionar todos los problemas, puesto que es imposible. Solo busca brindar las herramientas necesarias para poder hacerlo. Allí es donde se encuentra la parte importante: el arteterapia ayuda como herramienta, pero es el arteterapeuta quien guía a los pacientes.

¿QUIÉNES SON LOS ARTETERAPEUTAS?

Son personas que deciden ayudar a otros. Normalmente tienen cercanía con el mundo artístico y les agrada conectarse. Es fácil para ellos expresar sus emociones a través del arte y adquieren herramientas psicológicas que los ayuden a entender a otros.

También se resumen en personas que guían, puesto que durante todo el proceso llevan a sus pacientes hacia las respuestas que necesitan. No pueden resolver sus problemas, pero sí ayudan a despejar su mente y expresar todo lo que callan. Un arteterapeuta es una persona, al igual que los otros, y solo puede entrar en la mente de quienes lo deseen. Por eso, quienes deciden asistir deben estar dispuestos a recibir ayuda.

Además, ayudan a las personas a ver la vida diferente, distinta de como la veían antes. El arte se usa para expresar armonía y esto solo se puede hacer cuando la persona la siente. Ese es otros de los trabajos de este tipo de terapeutas: hacer que las personas encuentren su armonía.

¿A QUIÉNES AYUDAN?

A todo tipo de personas que lo deseen y necesiten: personas estresadas o con frustraciones, con problemas de salud mental, con enfermedades terminales, con adicciones… Todas son capaces de usar el arte a su favor. No es necesario hacer grandes obras, ya que lo que buscan en este tipo de terapias es internalizar y hacer que el subconsciente hable, ya que quizá a la persona por sí misma, le puede costar hacerlo con palabras.

El terapeuta es una persona que debe saber escuchar con atención todo lo que las personas dicen. De esta forma sabrá abordar al paciente y lo guiará de la forma adecuada. Además, debe elegir un método a aplicar, que varía dependiendo de cada persona. Por ejemplo, depende de las condiciones si decide trabajar el caso de forma grupal o individual.

El arteterapeuta no evalúa el arte, solo la analiza lo que los participantes hacen. No significa que si lo que hiciste no es bello, entonces repruebas. Es una persona que analiza la creatividad, siente empatía con lo que haces y tiene paciencia para obtener los resultados. Por todas las razones antes explicadas, cualquier persona puede asistir a las sesiones de arteterapia, solo debe estar dispuesto a participar.

Videos

capp

Buscar

Encuentro de Teatro Porteño Independiente 2014

hihands

Síguenos

facebook twit feed

Sitios amigos

Contador de visitas