teatro

10 años de teatro independiente

Reseña compañía

Teatro La Peste tambien ha realizado talleres de formación para niños, jóvenes y adultos, en sectores altos de Valparaíso, como la población La Isla de San Roque y cerro San Juan de Dios. En la actualidad Teatro La Peste, está formado por tres actrices y un actor, todos profesionales egresados del Teatro Escuela La Matriz de Valparaíso y con experiencia en el trabajo independiente de la región.

Hablamos de principios del 2000. Su relación con los actores y los estudiantes de teatro está marcada por el desaparecido Teatro Escuela La Matriz. Allí desarrolló diversos proyectos escenográficos, tanto para los procesos pedagógicos, como para los montajes profesionales de la compañía La Matriz: "Kaspar", "La lluvia de verano" y "Chanchería 7". "Yo creo que lo que me marcó en el teatro, fue una generación de estudiantes que entró a la Escuela La Matriz y que produjo esa cosa fuerte, ¿cachai? Y me hizo involucrarme de pleno en el teatro, entregarme". No es necesario, pero Gato tiene la evidencia a su lado, lo acompaña una ex alumna de la escuela La Matriz, señal de que su relación con los jóvenes continua viva. Acerca de la escenografía de "Kaspar" comenta: "Yo la ejecuté y la resolví". Gato Volador teme que pensemos que fue el autor de dicho proyecto, por eso nos aclara que sólo la ejecutó. Sin embargo, pensamos que igual existe un trabajo teórico en torno a los espacios escénicos, así que le hacemos la pregunta: "Mira, todos los trabajos los enfrento igual, sea el más simple o el más dificultoso. Todos cuando empiezan son difíciles y voy resolviendo los problemas. En el fondo todo tiene solución, ¿cachai?… Mi propuesta es solucionar. O sea, alguien me dice que hay que inventar una mesa giratoria en donde quepan 5 personas arriba, pataleando, bailando, zapateando. Bueno, lo hago... La escenografía cilíndrica de Kaspar: A alguien se le ocurre que hay que hacer 16 torres unidas entre sí y yo soluciono esa güevada. Y que funcione, porque es fácil hacer güevadas que no funcionan".

seats

-¿Cuál ha sido tu experiencia como actor desde tu accidente?
"Para mí no actuar sería terrible. Las primeras siete, o las setenta primeras horas, después del accidente fueron las más dolorosas. Ni te cuento el dolor que sentía, asumiendo que podía quedar parapléjico. El doctor me dijo que era grave y que había que operar. Y la operación puede ser muy riesgosa, hay un 50 y 50 por ciento, y yo asumiendo eso. Y estuve noviembre, diciembre y enero sin caminar, no podía. En febrero me sostenía pero no daba pasos, y marzo ya podía, pero de a poco...".

- ¿Cuántas operaciones finalmente te hicieron?
"Tengo tres operaciones; bueno, dos y media, en realidad, una fue para fijar la columna que era como lo más urgente".

mask

- ¿Que implicancia tuvo haber estado en el Fondart cuando tuviste el accidente?
"Ninguna, el proyecto, en sí, no asegura que haya un seguro de accidente ni de vida para concluir el trabajo. O sea, el trabajo se tiene que hacer no más. Lo que sí, cuando firmé el contrato del Fondart se planteó, desde esa vez, hacer un seguro obligatorio para los artistas y creo que este año se va a implantar. Según lo que dicen mis compañeros, la caída, creo que causó tal alboroto en el Fondart, que parece que lo van a hacer... Cuando me caí, vino Carabineros y un fiscal y me dicen que el accidente se debió a "una imprudencia de parte del señor Casanova". Y tiene razón, yo fui imprudente, no pensé. Además, como compañía no pensamos en las medidas de seguridad que tenemos que tener, imagínate pasar de ese balcón... Pero el tema es que hay que tener plata, y tener el pensamiento para decir: "vamos a comprar un andamio para poner los focos y para eso necesitamos plata". Y tener la capacidad de hacer esa inversión, porque no pensamos en hacerla, sólo pensamos en el montaje como resultado".

Dentro de todo lo que te ha sucedido: ¿Ha influido en algo la nueva ley laboral del artista?
"No, en absoluto. Yo tuve suerte pues me han pagado las imposiciones por años. Estoy en ese sistema pero pago el mínimo. Eso me ha ayudado... O sea, el hospital me salió gratis, excepto los remedios y los calmantes. La caída me ha servido para darme cuenta que yo no me equivoqué en la profesión pues he recibido harto amor...Los compañeros se han puesto con todo: El corsé costó más de cien mil pesos. Además, aportaron plata para las radiografías, mercadería, llamados telefónicos, visitas, una galleta, un chocolate. El gremio, por llamarlo de alguna forma, ha sido súper solidario conmigo. Y tiene que ser así, no hay otra forma. Ahora le pasó a George Casanova pero podría haber sido cualquiera".

Videos

capp

Buscar

Encuentro de Teatro Porteño Independiente 2014

hihands

Síguenos

facebook twit feed

Sitios amigos

Contador de visitas